Desde el tejado del gato Oscar Martín Grande

|



























Mi amigo el gato pardo, me contó entre ronroneos que tenía localizados varios puntos de la ciudad de Alicante, donde pasa muchas de sus noches largas a la luz de la Luna. Tras una larga conversación y con bigote fino, me dijo “voy a enseñarte mis tejados secretos”.



Contemplar las cosas desde otro punto de vista, nos ayuda a comprender y ver detalles que normalmente pasan desapercibidos.


Es otra forma de sentir y conocer el lugar donde te encuentras, tiene otra perspectiva de tu entorno.




Por otro lado, también nos ayuda a darnos cuenta de lo realmente pequeños que somos y ver ese mundo que se mueve agitadamente allí abajo como un sub-mundo que parece llevar otro ritmo, otra velocidad, todo parece más pequeño y más grande.


Esta serie ha sido toda una experiencia, y verdaderamente me siento privilegiado por haber conseguido ver y capturar estas vistas tan llamativas y especiales.



Alicante parece ganar con las alturas. Y en ellas, se puede contemplar una ciudad con muchos matices, en los que queda cierto sabor agridulce en esa mezcla de belleza y cierto caos urbano. A pesar de todo, intentando comprender ese extraño crecimiento urbanístico y arquitectónico.




Quizás una de las cosas que más me ha llamado la atención y podría decir que gustado, es el poder encontrarme y contemplar áticos – tejados que aún en nuestros días, conservan la esencia de antaño, que te dejan viajar por el tiempo, con sus tejas, sus ropas tendidas al sol y brisa del mediterráneo, sus patios interiores.



Espero que esta serie sea del agrado de todas las personas, especialmente a todos los Alicantinos ya sean de origen o adopción que quieren a esta ciudad.





Agradezco por ello, muy sinceramente a todas aquellas personas que me han facilitado esta oportunidad de poder realizar toda esta serie de fotos, sin estas personas, este trabajo no hubiese sido posible. Gracias.





Gracias a ese gato pardo, por guiarme en este camino.


Oscar Martín Grande. 2009






Me apasiona la fotografía, es parte de mi, me gusta captar la esencia y los momentos de la vida, sencillos y complejos, reflejar la realidad y crear con la imaginación.No busco solo la foto, intento sentirla.




Nacido en Madrid, siempre he vivido en Alcalá de Henares (Madrid),
y en el año 2000 me vine para Alicante junto al mar mediterraneo.





La fotografía llegó como resultado natural de querer explorar nuevas variantes creativas,
siempre digo que mi mente ha nacido para crear y explorar, desde los 3 años empezé a dibujar,
y a los 4 años ya gané un concurso de dibujo. Seguí dibujando pero más a nivel personal,
poco a poco lo fuí dejando para centrarme en la fotografía allá por los años 80.




Era el año 1986 cuando empecé a experimentar con mis primeras fotos con aquella cámara compacta “casi juguete” la Kodak Pocket A1.Mucho ha llovido desde entonces.......Aquella cámara usaba el llamado negativo de 110, quizás algunos hoy no les suene, No era nada especial esta cámara, no tenía gran calidad, pero fue la que creó esa magia de capturar cosas, momentos para poder contemplarlos posteriormente en papel.

Algunas de estas fotos aún las guardo con gran cariño.Posteriormente en el año 1987 llegó a mis manos lo que para mi en ese momento era toda una maravilla y un lujo, la Zenit 12 xpLa Zenit fue como una explosión de posibilidades, de creatividad, y la base sólida del aprendizaje de esta fantástica afición, la cual a pesar de sus modestas prestaciones, me dio fantásticas fotos, negativos – diapositivas que aún conservo.





Allá por el año 92, llega a mis manos una nueva reflex, la Ricoh KR-5 Super, que aumentaba en prestaciones y me daba más posibilidades creativas al disponer de distintas ópticas para la misma. Ricoh no era en ese momento una marca famosa, pero si era conocida entre muchos fotógrafos por su calidad – relación precio, y prestaciones que para su época eran de alta gama como el cierre de espejo.La KR5 Super II era la clásica cámara todo mecánica y manual. Nada de automatismos, ni de enfoques automáticos, ni de programas, etc.





Con ella he realizado grandes fotos.Posteriormente llegó la Ricoh XR-X 3 PF un modelo multimodo, con opción de uso manual y de programas pero con enfoque manual. Por aquella época aunque ya existían modelos de otras marcas con auto-focus, era bastante reacio a ello y por otro lado el sistema aún estaba algo en pañales y no me daba confianza.Por esa época (años 90) también puede "jugar" probar y hacer algunas fotos interesantes con una Lubitel que tenía mi padre, con la que pude extrenarme en el mundo de las TLR y el formato 6x6.





Mi salto a la era digital, llegó en el 2004 con la compacta pero gran cámara Casio Exilim EZ 40. Sus 4 Megapixels que hoy pueden sonar ridículos me han dado también grandes satisfacciones y aún hoy a ratos me da buenas fotos, por mucho que les pese a algunos.






Curiosamente ese modelo tenía óptica de PENTAX, quizás un aviso de lo que llegaría posteriormente.Finalmente, en el año 2006 vi la necesidad de volver al sistema reflex ya DIGITAL, y estuve mirando durante un tiempo hacia que marca depositar la confianza. ¿ Nikon, Canon, Olympus, Pentax, Fuji ¿? Nada estaba claro.Pero una preciosa lente de Ricoh, un 55mm f.1.2 me dio al final la respuesta.Teniendo en cuenta que la montura de la bayoneta de Ricoh era Pentax K, la decisión estaba ya tomada.Y así llegaron la PENTAX ist DL, la K100D super y la K200D.




Todas estupendas cámaras que han ido evolucionando como todo en lo relacionado con la tecnología, la era digital.




REFLEXIÓN:

En nuestros días, la fotografía digital evoluciona rápidamente, ya hablamos de 10, 14, 20 megapixels como algo normal y es probable que la cifra suba aún más.En unos años veremos todas las cámaras reflex digitales con CCD Full Frame y podremos volver a usar con nostalgia nuestras viejas ópticas con más compatibilidad por su diseño al tamaño del negativo.Y mientras tanto, seguiremos viendo como las cámaras cada vez incorporan más posibilidades, más opciones, más modos, programas, etc y algunos pensarán que todo esto les hará una gran foto, cuando en realidad siempre será el ojo y la visión del fotógrafo la que en gran medida crea una gran foto y no una cámara.
Por muy cara que pueda ser nuestra cámara, las imágenes serán vacías si no sabemos lo que hacemos o lo que queremos hacer.Después de 27 años de fotografía, solo queda decir..........La magia aún sigue viva y tiene cuerda para rato.Por muchos momentos mágicos más, para soñar y sentir.



http://www.flickr.com/photos/clickfotoblog/

www.martingrande.com

4 comentarios:

clickfotoblog dijo...

Un saludo Cordial,

Gracias por la "promoción", esperemos que siga caminando este proyecto.

Anónimo dijo...

Y que yo lo vea!!!!!
De nada, es un placer!!!!!
Saludos.

juan_carrasco dijo...

Muy buenas imágenes de Alicante.
Enhorabuena.

Paulina dijo...

Felicidades Oscar, un trabajo hecho con cariño y buenhacer. Suerte y un abrazo fuerte
Paulina